El Zettle Reader y la conectividad